domingo, 17 de diciembre de 2017

Normalizando lo absurdo

     No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia. - Montesquieu.

     Esta semana por fin llegan las elecciones catalanas que convocó, arrogándose funciones que no le correspondían, el señor M. Rajoy. Hoy ni siquiera voy a valorar la legalidad de las medidas del 155. Legal o no, todo está consumado y ahora habrá que mirar hacia el futuro, procurando que los comicios se desarrollen, en plena libertad y con las máximas garantías. Los independentistas no se fían de los unionistas y estos a su vez desconfían de los primeros. Si bien en esta pugna, los que tienen el control son los unionistas y dentro de estos, los muy poco fiables de la secta PPopular. Hemos visto como el gobierno ha retorcido la Constitución y presionado al Constitucional para llevar el ascua a su sardina y en los últimos días, asistimos a la vomitiva actuación de la Junta Electoral Central que con sus decisiones, va normalizando lo absurdo, entiendo también que manipulada por la larga mano del gobierno, para satisfacer las, a veces poco democráticas, demandas de los muñequitos de Ciudadanos. 


     En esta linea de Prohibiciones absurdas de la escorada Junta Electoral y que lamentablemente todos nos estamos tragando sin decir ni mu, encontramos las primeras que ya hicieron hace algunas semanas: Orden de retirar de Ayuntamientos y demás fachadas con cierta visibilidad, las pancartas que demandan la libertad de los presos del Process. ¿Imagináis esta prohibición en Euskadi cuando las plazas de los pueblos vascos estaban llenas de las fotos de presos de ETA...? Nunca se prohibió y si se hizo, la prohibición nunca se cumplió y por supuesto, nadie tuvo huevos a enviar ni policías, ni bomberos a descolgar las reivindicativas pancartas. Todo el mundo, candidatos y partidos asumieron con naturalidad que en realidad influían poco o nada en el sentido del voto de los ciudadanos vascos.

     En la escalada de prohibiciones absurdas, la JEC, subió estos días de atrás un escalón más y llegó a la prohibición cromática: La unionista Junta ha prohibido los lazos amarillos en los colegios electorales, lazos con los que de nuevo se reivindica la libertad de los presos. También han prohibido la iluminación amarilla en edificios municipales y fuentes de Barcelona y además en Lleida, nadie puede portar los lazos en los edificios públicos. No es que a mi me guste especialmente el color amarillo, pero jamás nadie prohibiría el lazo rojo del SIDA o el morado contra la violencia de género y no olvidemos que todo es susceptible de reivindicación en una sociedad madura y democrática.

     Por último, en esta vorágine de prohibirlo todo en el contexto de las elecciones catalanas, la Junta de Tarragona ha prohibido a un pequeño grupo de jubilados llamados "avis y àvies per la llibertat"  manifestarse en Reus  durante la campaña porque piden la libertad de los presos en sus concentraciones. ¿De verdad hay gente cobrando un sueldo público que piensa que una pequeña concentración de abueletes en Reus puede influir en el voto de los catalanes...? ¿Que hubiera sido del 15M si una prohibición semejante se hubiera hecho en Mayo de 2015...? Algunos pidieron prohibir al 15M manifestarse, como no desde las filas de los PPajarracos, puesto que en aquel momento también había elecciones, pero a nadie se le pasó por la cabeza llegar a cercenar de esa manera los derechos y libertades públicas, desde luego, con mejor criterio del que ahora rige en este puñetero país.

     ¿Hasta cuando callaremos ante estos atropellos democráticos? ¿Que será lo siguiente, ayudar a las monjitas del convento de turno a ensobrar los votos a la mafia popular de los ancianitos a su cargo...? Hoy se están conculcando las libertades democráticas de los catalanes con nuestro silencio cómplice, pero mañana pueden violarse las nuestras en Castlla la Mancha, Extremadura o Baleares por haber normalizado lo absurdo sin rechistar. ¡Para echarse a llorar!

domingo, 10 de diciembre de 2017

Inconstitucional

     Una buena Constitución no puede por sí misma hacer feliz a un pueblo. Una mala sí puede hacerlo infeliz. - Guy Carcassonne.


     En la semana en que se ha celebrado el día de la Constitución, todo el mundo ha hablado de una posible reforma de la que de momento es nuestra Ley de Leyes. Unos, los más valientes, apuestan por una reforma integral y sin complejos de la Carta Magna. Otros, más timoratos y quizás con un exceso de prudencia, apuestan por pequeños retoques generales y una reforma más profunda en lo referente a la organización territorial de España. Por último, los de siempre, una minoría encabezada por el vergonzante Presidente Rajoy, que no quieren cambiar nada. Los que en el 78 despreciaron la Constitución y ahora la defienden a capa y espada, hablan de amplios consensos para mover una coma, obviando que en el 78 el consenso se alcanzó más por obligación que por devoción, como salida a una dictadura asesina y cruel que seguía controlando la mayoría de las instituciones con poder del momento. La realidad demuestra q Rajoy y su corruPPta secta, habituales en eso de retorcer artículos de la Constitución e influir en las voluntades del Constitucional, violan un día si y otro también la denostada Carta Magna con Leyes, decretos y alguna que otra treta en la sombra.


     Estoy seguro, aunque a los magistrados del Constitucional no les permitan pronunciarse en este sentido, que la Ley "mordaza" y su particular forma de ser aplicada por algunos jueces, es inconstitucional. Atenta gravemente contra la libertad de expresión, permitiendo procesar y condenar a ciudadanos por declaraciones, tweets o chistes que simplemente expresan pensamientos o ideologías con más o menos gusto.

     Seguro que es inconstitucional recortar en sanidad pública y gastar nuestro dinero en hospitales, aparatos de diagnóstico y personal que se entregan a una muy deficiente gestión privada y a un coste muy superior, simplemente para beneficiar empresas afines al gobierno y a su mafia genovesa. En esta linea además, los de Rajoy obligan a aquellas comunidades que ahorran en su gasto farmacéutico a compensar a Farmaindustria para que el lobby que controla la producción de medicamentos no pierda ni un euro.

     No parece muy constitucional vender una buena parte del parque de vivienda pública del Ayuntamiento de Madrid, a los fondos buitre de carroñeras compañías financieras, que tienen a tu hijo en nómina como hizo Ana Botella. El resultado fue terrible, con cientos de familias que quedaron en la calle, víctimas de estos fondos y del repugnante clan Aznar-Botella.

     De inconstitucional también podríamos tachar la reforma laboral de los de Rajoy. De "extremadamente agresiva" la calificó el ultra liberal Ministro Guindos con una sonrisa de oreja a oreja y es que aquel engendro normativo, ha permitido a los empresarios en España especular con las vidas de sus trabajadores, con contratos basura y sueldos miserables. Los mini-jobs alemanes, se han extendido por nuestro país, pero eso sí, con condiciones laborales propias de Bangladesh que no aportan nada ni a la Hacienda Pública, ni a la Seguridad Social.

     No debería ser constitucional permitir la existencia y facilitar subvenciones a una fundación que hace apología del franquismo y ensalza la figura del genocida, mientras se incumple la Ley de Memoria Histórica y además se alardea de ello como hace el indecente Rajoy. Esto demuestra las grandes carencias de la Constitución española, redactada bajo la tutela del régimen y que permitió la impunidad de torturadores y asesinos, como el suegro de Gallardón, el capitán Muñecas o el apodado "Billy el niño".

     Si fueran justos los magistrados del Constitucional, decretarían de oficio la inconstitucionalidad del rescate a la banca, que nos va a costar varias decenas de miles de millones de euros. Los bancos fueron víctimas de su avaricia, pero el gobierno salió en su ayuda con el dinero de la educación de nuestros hijos y las pensiones de nuestros padres y abuelos y a pesar de todo, lejos de estar agradecidos, se comportaron con usura, expulsando de sus hogares a cientos de miles de familias que en plena crisis no podían pagar sus hipotecas.

     Inconstitucionales también son las tarifas eléctricas que se pagan en España y que vienen propiciadas por la punible política energética de un gobierno corruPPto que grava las energías renovables en el país del sol, buscando el ingente beneficio de compañías de electricidad, para ocupar sillones en sus consejos de administración cuando su vida política acabe. España tiene la electricidad más cara de Europa, con los sueldos y pensiones más miserables, circunstancia que ya ha provocado varios muertos, sin que nadie pague por ello.

     por último y a sabiendas de que se quedan muchas cosas en el tintero, INCONSTITUCIONAL es financiarse en negro a cambio de contratos públicos, creando una caja B, para pagar sobresueldos, entre otros a un tal M. Rajoy, y financiar campañas electorales, que han llevado al PP a ganar ilegalmente varios comicios.

     Como veis, nuestra Constitución y el Tribunal Constitucional muy efectivos no son, vistos los desmanes y agresiones sociales del sistema que se producen en nuestro país y es que una Constitución tan defendida desde la secta PPopular, muy buena no puede ser. Yo más que reformarla, la cambiaría con una mayoría cualificada, porque afortunadamente es imposible alcanzar el consenso del 78, entre otras cosas, porque ya no tenemos miedo.



   

     


domingo, 3 de diciembre de 2017

Sin coartada

     El que no conoce la verdad es simplemente un ignorante. Pero el que la conoce y la llama mentira, ¡ese es un criminal! - Bertolt Brecht.


     Una vez desinflado el soufflé catalán, ha llegado el momento de volver a las trincheras con artículos, blogs, twits y demás herramientas que el siglo XXI ha puesto a nuestra disposición. El gobierno del bobo, el más corruPPto de la historia reciente de Europa, apuntalado por un grupo mafioso con apariencia de partido político, se ha quedado sin coartada. El conflicto catalán, los desvaríos de Puigdemont o la manoseada bandera de España, ya no dan para tapar los desmanes e intrigas de ese grupo de miserables que dirige el eterno PPresunto Mariano Rajoy.


     En estos meses de pre-referéndum, post- referéndum y 155, mientras los PPajarracos, su muleta de C's y la sumisa y timorata oposición del PSOE solo hablaban de CAT, el gobierno de forma sibilina ha manipulado la justicia a su favor, moviendo jueces y fiscales para allanar su camino judicial como partido corruPPto e intentar suavizar las sentencias de sus corruPPtos. Mientras los medios caían en la tramPPa genovesa y solo informaban de la fuga de Puigdemont, el gobierno se fundía el préstamo que dieron para sanear la Seguridad Social y exprimía un poco más la saqueada hucha de las pensiones para poder pagar ahora la extra de Navidad, algo que demuestra que el empleo creado por Rajoy y sus miserables ministros es pura mierda. Sus 500.000 empleos son basura que no aportan cotizaciones y solo sirven para retorcer la estadística del paro, dado que los de la secta de la gaviota llaman "27 puestos de trabajo" a los 27 contratos de 2 horas que cualquier franquicia hace a la chiquita de turno para doblar ropa a la hora del cierre. Mientras que el PSOE se dejaba engañar para apoyar a Rajoy con el psedo-franquista 155, en España la ultraderecha ha empezado a campar a sus anchas, apaleando manifestantes, insultando a políticos de izquierda y amenazando periodistas y además hemos tenido que aguantar como el ultra Pablo Casado o el siempre repugnante Rafa Hernando han justificado estos hechos. Mientras miles de estuPPidos engalanaban sus balcones y ventanas con la legal, pero no legítima banderita roji-gualda, el gobierno del latrocinio ha permitido a sus coleguitas de la mafia eléctrica, subir el recibo de la luz hasta niveles inaguantables y me atrevería a decir que ilegales, convirtiendo a España en el país con la electricidad más cara de Europa, eso sí , con unos sueldos miserables.

     La última hazaña de estos fascistas, sí, ¡FAS - CIS -TAS! con piel de demócratas, aprovechando la confusión generada por el process, es intentar eliminar los perfiles anónimos de las redes sociales en pro de lo que ellos entienden por "información veraz! y ya sabemos lo que esto significa y sino, solo hay que mirar un informativo en TVE. Con esta medida al más rancio estilo chino o turco, ni yo, ni este blog existiríamos en las redes. Los perfiles críticos que no fueran con foto y DNI en la boca serían eliminados y así conseguirían esa máxima de las grandes dictaduras: " Lo que no se ve, no existe!

     La escalada ultra nacionalista del gobierno de Rajoy, da para mucho más, pero solo con lo aquí expuesto, sería para coger las banderas, esta vez sí y correrlos a banderazos a Rajoy, sus ministros y a alguno de los cargos de su partido hasta la frontera de Francia. Ni merecen el gobierno, ni merecen nuestro respeto. Solo merecen el ostracismo y alguno de ellos, empezando por el PPresidente, la cárcel.


domingo, 5 de noviembre de 2017

De como el PP acabó con la separación de poderes

     Donde hay poca justicia es un peligro tener razón. - Francisco de Quevedo.


     Mucho hablamos estos días de estado de derecho o separación de poderes, que si en España hay separación de poderes, que si la independencia judicial es una de las bases de nuestro estado de derecho... Tanta reafirmación de lo obvio es un indicador claro de que algo no funciona bien ni en nuestra justicia, ni en nuestro estado de derecho y que por desgracia con la crisis en Cataluña se ha puesto de manifiesto, haciéndonos parecer más el cinematográfico Reino de Zamunda que un moderno y democrático estado europeo.


     La arbitraria y extrema decisión de la juez Lamela contra los Jordis primero y contra parte del legítimo Gobierno catalán esta semana, es la consecuencia del menoscabo que la independencia judicial ha sufrido por las injerencias directas del gobierno de los PPajarracos. La inhabilitación de Baltasar Garzón o la anulación de la justicia universal fueron algunas de las primeras intervenciones de Rajoy y sus esbirros contra el Poder Judicial. A partir de aquí y con la llegada del sibilino Catalá al Ministerio de Justicia, el Gobierno se ha dedicado a poner, quitar o remover jueces, fiscales o responsables de investigaciones en los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Catalá usa la Fiscalía General como si fuera suya, obligando a irse a Torres Dulce o destituyendo a Consuelo Madrigal porque no obedecían ciegamente sus órdenes. Con el actual Fiscal de la Maza, Catalá parece tener mejor sintonía. Los dos autoritarios, con escasas convicciones democráticas en lo de aplicar justicia e incluso comparten reprobación parlamentaria. Para que todo salga bien, necesitan tener de su lado a algunos jueces colocados estratégicamente y ahí es donde entran los y las Lamelas de turno. Todo este entramado urdido por Catalá, permite al Gobierno dictar en que términos debe fallar el Constitucional o como deben ser los autos de la juez Lamela, incluso hace unos días cuando se decidió sobre el recurso con el que los Jordis pedían su libertad, participaron cinco magistrados, cuando lo habitual en estas vistillas, es que solo haya tres. Despropósito tras despropósito.

     La vengativa administración de justicia actual y quizás una estrategia electoral, hacen que a nadie extrañe que Puigdemont y sus cuatro consejeros hayan puesto pies en polvorosa. Con un Gobierno plagado de ultras, apoyados por el ultra-centro de Ciudadanos y el PSOE en plena crisis de identidad, han llevado a que en la EsPPaña del siglo XXI no se garanticen ni los derechos fundamentales, ni una justicia justa. Ahora es Puigdemont, pero si seguimos callando, mañana podemos ser cualquiera.

     

domingo, 29 de octubre de 2017

Y tras la bandera... ¡Mucha mugre!

     Patrias de nailon. No me gustan los himnos ni las banderas. - Mario Benedetti.

     Seguimos inmersos en el run run del tema catalán y al margen de la DUI o el 155, la calle, se ha convertido en una pasarela de banderas. De un lado los independentistas con señeras y esteladas y del otro, los de siempre, ataviados con roji-gualdas, señeras, banderas europeas y todas las banderas de las comunidades autónomas. ¿Pero que esconden los dirigentes tras la bandera...? En el caso de los líderes catalanes está claro: IN-CA-PA-CI-DAD. Incapacidad para cumplir con la independencia prometida, dado que no se dan las condiciones ni sociales, ni legales para tomar semejante decisión y hasta tal punto llega esta incapacidad, que el viernes, el Parlament, declaró la DUI según unos, pero en realidad no declaró nada según otros muchos. http://www.publico.es/politica/realmente-aprobo-parlament-viernes-independencia-catalunya.html Difícil digerir para la gente normal.


     En el caso de los del ¡viva España!, ya nos tienen acostumbrados a robar los símbolos en beneficio propio. En esta ocasión, la roji-gualda, está siendo utilizada por los de siempre para tapar toda esa mugre que les inhabilita para seguir gobernando, pero que tras la bandera se disimula. Por ejemplo, tras la bandera de España, el partido más corruPPto de la historia de Europa, esconde las conclusiones de la Fiscal del caso Gürtel, que ve "plena y abrumadoramente acreditada la existencia de una caja B en el PP". Otro ejemplo de mierda tapada con la bandera es la EPA y es que Fátima Báñez necesita varios centenares de banderas para ocultar que nos ha convertido en un país de camareros y empleados de hotel y un puñado más, para tapar que somos el país más precario y con mayor temporalidad de Europa. También Zoído necesita banderas, en este caso para utilizarlas como bayetas y poder limpiar la sangre de los casi mil catalanes víctimas de la brutal actuación de su comando Piolín el 1 de octubre. Un buen puñado de banderas necesitará el ministro Catalá para disimular su burda maniPPulación de jueces y fiscales para salvar a los suyos de los procesos por corruPPción o encarcelar a los Jordis por un, parece que inexistente, delito de sedición. 

     Pero quizás el que necesite la bandera más grande sea Rajoy y con ella ocultar su inoperancia, su torpeza o su falta de capacidad política ante la crisis catalana. El jefe de los PPajarracos, es co-responsable junto con Puigdemont de la mayor crisis política que ha vivido el país desde la muerte del canalla en el 75. La habitual y deplorable estrategia del bobo dejando pudrir los problemas, nos ha llevado al choque de trenes a pesar de las voces que le habían advertido. Rajoy ha actuado como un mediocre traumatólogo que menosprecia la dolencia de un paciente y deja que se le engangrene un miembro, como un mal arquitecto que escatima materiales y se le cae el edificio o como un mal padre que sistemáticamente maltrata a uno de sus hijos. Sin duda algún día Rajoy tendrá que explicar su piromanía con Cataluña, entre otras muchas cosas.

     Nunca me gustaron las banderas ni los himnos como a Benedetti, pero en un país como España, esos símbolos me gustan aún menos, por la utilización torticera que algunos han hecho y hacen ellos.

domingo, 15 de octubre de 2017

Patriotas a tiempo parcial

     Que tiempos serán los que vivimos, que hay que defender lo obvio. - Bertolt Brecht.


     A consecuencia de la crisis entre Cataluña y España, hemos asistido a una insufrible exhibición de banderas. Esteladas, señeras, la ridícula bandera del corazón de los de Rivera, banderas de España y hasta el banderín de los tercios de Flandes, han ocupado calles, improvisados mástiles y edificios de nuestro peculiar país. Un orgullo para unos, una vergüenza para la mayoría y un gran negocio para los bazares chinos, para dar color a manifestaciones de PPatriotas a tiempo parcial y violentos ultra derechistas. De nuevo los símbolos del estado, secuestrados por la rancia derecha española, para dar respuesta a un problema, que salvo por la fuerza o con el 155, no saben como resolver.


     Los entusiastas manifestantes de Madrid y Barcelona, son esa "mayoría" silenciosa a la que siempre apelan Rajoy y sus PPajarracos cuando vienen mal dadas. Simpatizantes y votantes que no pierden la oportunidad de un autobús gratis, para pasar un día en la gran ciudad y de paso desPPotricar contra abortistas, gays o ahora catalanes, pero ¿donde estaban cuándo recortaban en educación y sanidad, cuándo nuestro gobierno y la secta que lo respalda saqueaban el dinero público o cuándo miles de familias eran desahuciadas por banqueros de dudosa honorabilidad? Parece que esta gente solo defiende la patria 2 ó 3 días por semana y el resto del tiempo, andan más preocupados de su equipo de fútbol, de que el fontanero no les cobre el IVA o de si alguna participante en Gran Hermano se ha operado la nariz. Miles de PPaletos manipulados por los que les regalan las banderitas, los del partido, otros patriotas a medias a los que la independencia de CAT, les puede reducir sus dividendos en el IBEX o joder los fines de semana en Baqueira.

     El espectáculo dado entre los que se quieren ir y los del "Una, Grande y Libre" abochorna y devuelve a España al mito del país de pandereta. Nada parece atisbar que el diálogo esté cerca, pero haciendo mías las palabras de la periodista Gemma Nierga tras el asesinato de Ernest Lluch, insisto: "Ustedes que pueden, dialoquen por favor".

     

domingo, 1 de octubre de 2017

Y con el 1-O llegó la vergüenza

     La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Esta es una etapa que será superada. - Salvador Allende.


     En efecto con el 1-O ha llegado la vergüenza. Vergüenza de los jueces, vergüenza de la policía y la Guardia Civil, vergüenza de un referéndum como poco raro y vergüenza de un Gobierno incapaz de afrontar con política los problemas políticos, comandado por un "líder", también raro, que será perseguido siempre por las sospechas de corrupción que se ciernen sobre él. En definitiva, vergüenza de España, ese país con algunos españoles, muy y mucho esPPañoles, que no han sabido o más bien no han querido aceptar que nuestro estado necesita afrontar su reforma profunda.



     Rajoy y sus hordas de salvajes ultras ya han roto España, eso que tanto querían evitar. Nuestro por desgracia Presidente, es un político anti-política, un demócrata anti-democracia. Se les llena la boca a él y a su chusma de estado de derecho, aún no teniendo ni puta idea ni de lo que hoy es nuestro estado, ni de lo que son los derechos. Siempre tan preocupados por la imagen de España y hoy la han destrozado lanzando a unos salvajes uniformados contra la gente que sólo quería votar. Cargas policiales, porrazos y pelotas de goma contra claveles, papeletas y mucha paciencia. Rajoy cierra webs como los chinos, reprime al pueblo como los turcos y oprime la democracia como los saudíes. Las vergonzantes imágenes de lo acontecido hoy en Cataluña dan la vuelta al mundo, entre el estupor y la incredulidad de cientos de millones de personas. 

     La España de hoy, sonroja y avergüenza y por eso hoy más que nunca debemos exigir la dimisión por incapaces, del cobarde y todo su Gobierno de inútiles.